banner cabecera

jueves, 22 de octubre de 2015

Llegó la hora del cambio
22.10.15

Llegó la hora del cambio


Tengo que contarles algo. Desde hace un tiempo he sido muy descuidada con mi alimentación y con mi cuerpo en general, cuando inició el año mi rutina era más saludable e incluía algo de ejercicio, iba a mis clases de box y salía a correr. Sin embargo, conforme pasaron los meses, empecé a dejarlo de lado. Las razones fueron muchas, mejor dicho las excusas, porque nada justifica dejar de cuidarte. A pesar que este año haya estado lleno de situaciones inesperadas y preocupaciones innecesarias, además de tanto viaje en el que uno quiere probar de todo, nada es excusa para que el stress o lo que sea te hagan comer cosas que no son para nada saludables.  

Y es que según yo, mi distracción a todo es la comida. ¿Mucho trabajo? Comida. ¿Desamores? Comida. ¿Sábado por la tarde sola en casa? Comida. Pizzas, hamburguesas, helados... ¿abrió un nuevo restaurante? ¡Vamos! ¿Me fue bien en una reunión de trabajo? ¡Celebremos! Todo lo solucionaba con la comida. A eso súmenle que últimamente mi círculo de amigos es de solo hombres (straight) y ellos solo comen. Si se preguntan por qué ando con tanto ser del sexo opuesto es porque por algún motivo los astros se alinearon y todas mis amigas (y amigos gays) tienen galán y Pink Chick odia salir con parejas. Y como si eso fuera poco, de un tiempo a esta parte he retomado mis noches de fiesta (después de mucho, dejé de pasar los fines de semana encerrada en casa para pasarla con mis amigos) y por ende, el vino y la cerveza se convirtieron en mis nuevos compañeros de la noche. 

¿El resultado de todo este desorden? Algunos kilos de más, ropa que ya no me queda como antes y la típica sensación de no estar conforme con mi apariencia.  ¡Y justo ahora que ya viene el verano! Pero bueno, ¡todo tiene solución! Decidí tomar cartas en el asunto porque ha llegado la hora de empezar a cuidar mi salud y mi estilo de vida. Gracias a los dioses del Internet, encontré a Melissa Paz, nutricionista clínica que está a cargo de mi nuevo plan alimenticio y que me ha dado una dieta buenaza con la que no muero de hambre y que además me deja comer rico, pero que quizás si me obligue a dejar las fiestas por un tiempo. ¡Pero todo sea por volver a mi peso ideal! 

Ahora, sé que muchas estarán pensando que soy una exagerada, que debo tener cuidado, etc... Pero la verdad chicas, la cámara dirá una cosa pero los números no mienten, estoy con 34.4% de porcentaje de grasa y mi ideal debe ser 20. No les diré mi peso porque eso si es algo que quiero guardar solo entre Melissa y yo, solo mencionaré que está por encima del mínimo y a eso es lo que llegaré. Obviamente, estoy complementando esto con ejercicio, he regresado al box y a mis sesiones de running. No voy a mentir, me está costando dejar las fiestas, creo que todo está en acostumbrarme a festejar, pero con agua. ¡Si se puede! ¿No? 

Y sé que también dirán que cada dieta es distinta, que te vas a privar de una u otra cosa, pero créanme que no. Todo lo que como es riquísimo, ¿les gustaría que les muestre parte de mi dieta? Ojo que es para lo que quiero lograr, pero déjenme en los comentarios si les gustaría verlo y también qué otro tip de nutrición quisiera ver por acá. Y si quieren sacar una cita con Melissa y que les haga una evaluación, búsquenla en Facebook y escríbanle por ahí, ¡vale la pena! Aquí les dejo su página. 

Síganme en Snacphat (PinkChick2105) e Instagram que por ahí les iré mostrando algunas de las ricas y saludables cosas que incluyen mi dieta y también les iré contando de mis avances. 


0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar!

Sole