banner cabecera

jueves, 12 de marzo de 2015

Mi experiencia con las extensiones de pestañas
12.3.15

Mi experiencia con las extensiones de pestañas


Nunca había escuchado acerca de las extensiones de pestañas hasta que encontré muchas referencias a ésta nueva técnica de belleza en una mis revistas favoritas y también en una que otra cuenta de moda y belleza que sigo en Instagram. Así que indagué más en el tema y pude confirmar que efectivamente, es una tendencia y de hecho muchas de mis actrices y fashion icons favoritas la usan. Ya decía yo, ¡qué lindas y largas sus pestañas! Y las mías todas chiquitas y rectísimas. Pero siempre hay una solución y forma de mejorar las cosas en esta vida y ésta es una de ellas.

Les contaré que la solución temporal para mis pestañas que como ya dije, son chiquitas y tan rectas que ni el mejor rizador del mundo puede mantenerlas rizadas por más de tres horas; era la combinación poderosa del rizado permanente y rímel. De hecho mi favorito y del cual ya les he hablado antes las deja increíbles (como si tuvieras postizas). Sin embargo, este era un remedio pasajero. Y dejé de probarlo el día que no me hicieron bien el rizado y me quemaron las pestañas. Sí, me quemaron las pestañas. Fue terrible.

Es por eso que dejé de rizarlas de esta forma y seguí tratando con mi fiel rizador y rímel por un tiempo. Fue en ese momento que confirmé lo de las extensiones de pestañas y busqué lugares dónde podrían hacer esto. Encontré uno que otro pero no llegaba a concretar una cita. No fue hasta que por cosas del destino revisando un correo que no usó hace tiempo, encontré una oferta de extensiones de pestañas en un sitio que nunca había escuchado pero que aparentemente se vía profesional y bonito en la página web que promocionaban. Olvidando por completo mi mala experiencia comprando descuentos por Internet, adquirí el paquete de extensión de pestañas en este sitio que al menos en pantalla se veía bien.


Antes de seguir con mi relato, les cuento lo que encontré en Internet acerca de las extensiones de pestañas:

1. La aplicación no es dolorosa: si les da pavor que se acerquen a sus ojos les incomodará, pero si se calman, se relajarán y se quedarán dormidas, ¡a mi me pasó!
2. Las pestañas que colocan no son iguales ni del mismo tamaño: se colocan en diferentes zonas del ojo dependiendo del resultado que se quiera, así como la cantidad y calidad de tus propias pestañas.
3. Las extensiones de pestañas no dañan la pestaña natural
4. Se mantienen durante el ciclo de pestañas naturales
5. Pueden durar hasta tres meses: siempre y cuando hagamos el mantenimiento cada dos o tres semanas. Ósea, hay que tener un presupuesto para hacer este tratamiento.
6. Las extensiones de pestañas si se pueden mojar: pero no dentro de las 12 horas de haberte hecho la aplicación.
7. Si te puedes maquillar los ojos con sombras, delineadores, eyeliner, etc: pero te aconsejo que no sean productos a prueba de agua.
8. El tiempo regular para aplicarlas debe ser de 90 minutos a más: si les dicen que el proceso durará menos no será un buen trabajo.
9. Evitar el calor extremo: ósea, quizás en verano no sea la mejor época para ponértelas.
10. Las extensiones de pestañas están hechas de pelo sintético, natural o de visón: por eso no es necesario usar rímel después de una aplicación. Pero si quieres hacerla ver más gruesas, usa las que son a prueba de agua y que solo en las puntas y nunca a diario.

Llegó el día de la cita y pude confirmar que el lugar se veía bonito solo a través de mi computadora. Pero ya estaba ahí y manejar hasta La Molina un viernes por la tarde no es algo que haga todos los días. Al principio no me dejé llevar por cómo se veía el local, no todos los sitios pequeños tienen mal servicio, de hecho, si les mostrara dónde me hago la manicure y pedicure no me creerían, pero voy porque es buenísimo y me lo han recomendado. En fin, el servicio no fue el mejor, es más, creo que mi error fue decirle a la persona que me atendió que nunca me había hecho esto antes porque me salió con un discurso explicativo que me pareció medio raro y un poco exagerado. Otro error, no sabía lo que sé ahora sobre las extensiones de pestañas.


Estuve una hora echada mientras me ponían las pestañas. Cuando desperté, tenía la mirada de princesa Disney y obviamente, me sentía divina. ¿El problema? La sensación de incomodidad de pasar de pestañas cortitas a pestañas largas  hace que tus ojos vean la mitad de lo que normalmente ven, como si hubiera una cortina. Pero eso es al principio, luego pasa. Los siguientes issues llegarían después: comezón en los ojos  y finalmente, irritación. Al principio trataba de no rascarlos porque no quería que se caigan las pestañas, ¡no había pasado ni una semana de que me las pusieran! Pero ya no podía aguantar. Y como mis ojos no están acostumbrados a pestañas tan largas, algunas se metían a mi ojo, en especial en la parte interior porque las pestañas que me pusieron en esa parte eran más largas de lo que deberían ser. Amanecía con los ojos rojos cada día y era de verdad, una incomodidad que felizmente terminó hace unos días cuando no aguante más y luego de aplicar gotas para los ojos y frotarlos con manzanilla, todas las pestañas se cayeron. Bueno, las que quedaban porque durante la primera semana perdí buena parte de las de mi ojo izquierdo porque éste fue el que más se irritó.

Sinceramente, no sé si mi reacción fue producto de la aplicación, del pegamento o que mis ojos son muy sensibles. Tampoco podría decir que el sitio al que fui no me las puso bien, quizás mis ojitos ya no resisten este tipo de procedimientos después de años de hacerme el rizado de pestañas permanente. No lo sé. Solo sé que no volvería a este lugar en cuestión, que no compraría de nuevo un cupón de descuento para un tratamiento de belleza y que si quiero ponerme una extensión de pestañas nuevamente, será en unos cuantos meses y en un sitio muy bien recomendado.

¿Alguna de ustedes ha tenido una experiencia de este tipo o conoce algún sitio bueno al que pueda ir a hacerme el rizado o extensión?

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar!

Sole