banner cabecera

miércoles, 28 de enero de 2015

Cómo mantener tus resoluciones este 2015
28.1.15

Cómo mantener tus resoluciones este 2015


Faltan pocos días para que se acabe el primer mes del año. ¡Qué rápido! ¿Cierto? Pues si al igual que muchas, te emocionaste con las resoluciones de Año Nuevo e hiciste de todo para que sean las mejores, las más objetivas ylas que debías cumplir a toda costa, aquí te dejo algunos trucos para mantenerlas por lo que queda del año.


1.   No te quedes pegada a los detalles: los detalles son importantes, ¡lo sé! Pero en esta ocasión podemos pasarlos por alto y no profundizar tanto en ellos. Cada año mi meta es leer más libros, aprender a cocinar más cosas que mi arroz navideño o ponerme en forma para el verano o Semana Santa. Sin embargo, cuando por algún azar del destino no pude cumplir con una de esas resoluciones, la verdad es que me desilusiona un poco. Si bien es cierto, cumplir con uno de tus objetivos es más que satisfactorio, plantearnos metas explícitas y específicas nos limita y con eso todas las formas en que podemos mejorar nuestro estilo de vida. Se los digo por experiencia, seamos más pacientes con nosotras mismas.
2.   Expande tus horizontes: entonces, ¿qué resoluciones sí funcionan? Las menos elaboradas y enfocadas en tareas específicas o actividades y más en conceptos e ideas generales Sí funciona: ¡Inspírate y llénate de creatividad! No funciona: leer más libros. Ambas resoluciones cumplen con los mismos objetivos que tengo para este año, pero solo uno de ellos me permite hacerlo de una forma más abierta y real de acuerdo a mi estilo de vida. Una recomendación: tengan cerca –en el escritorio, en la pantalla del celular, como wallpaper, etc- cuantas frases motivacionales puedan, ¡no es broma! Y es que estas frases no van a lo específico, pero sí van al punto principal de lo que necesitas, sea lo que sea. En la lucha para mejorar uno mismo, una frase cliché en una tipografía bonita puede ser mucho más poderosa que una opresiva lista de tareas pendientes.
3.   No es lo que logras si no cómo lo logras: cuando ves tú lista de resoluciones como una lista de pendientes, es muy fácil empezar a verlas como una competencia contra ti mismo. Y obviamente, no quieres perder. Una vez que te metes en el hábito de ver tus metas de esta manera, éstas pueden convertirse en resultados a corto plazo que en efectos de auto-mejora a largo plazo. Cuando se trata de establecer cualquier meta, nunca pierdas de vista lo que realmente quieres: una versión mejor, más fuerte y feliz de ti misma. Si una de tus resoluciones este año fue ir al gimnasio todos los días y no la estás cumpliendo, está bien, puedes cambiar la marca, quizás no comas tanto en el trabajo, saca a pasear a tu perro, camina un poco más, deja el carro en casa y toma el Metropolitano. Al fin y al cabo, quieres estar saludable, ¿no?

4.  Siempre, siempre piensa positivo: esto es lo más importante. ¡En serio! En mi corto tiempo de vida me he dado cuenta que las resoluciones más realizables y con beneficios a largo plazo son las que tienen que ver con una mentalidad positiva. Sé feliz, deja que fluya. Si puedes programar tu cerebro para que vea las cosas de forma positiva y canalizar cada situación de la mejor manera, ¡todo será mejor! ¡Créanme! 

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar!

Sole