banner cabecera

viernes, 12 de septiembre de 2014

Una blogger en el Fashion Week
12.9.14

Una blogger en el Fashion Week


¿Cómo es la experiencia de asistir a una Semana de la Moda en calidad de Editora o Fashion Blogger? Muchos pueden pensar que es un trabajo glamoroso pero en realidad, y sin ánimos de romper las ilusiones fashionistas de cualquiera, es toda una odisea poder asistir a todos los desfiles, ya que muchos no son solo en el Lincoln Center si no alrededor de los principales barrios de Manhattan; llegar a tiempo y a la vez lucir fabulosa y lista para las cámaras, como toda una estrella del Street Style. Desde mi primer NYFW me di cuenta que esto no es Lima, aquí no tengo mi camioneta y puedo dejar los tacos en el asiento trasero y ponérmelos cuando llegue al Jockey Club, oh no, aquí o los llevo en mi cartera junto a mi cámara o no los llevo. Obviamente elegí la segunda. Amén.


Probablemente lo que muchos limeños hemos escuchado acerca de una Semana de la Moda se lo debemos al Lima Fashion Week o LIF Week. Lo primero que deben saber es que en el mundo, o por lo menos en las principales Semana de la Moda, nadie compra una entrada, puedes asistir como invitado o como prensa. Lo otro es que el dress code se resume en: muestra tu estilo. Nada de trajes de noche ni vestidos cocktails, los tacos son opcionales. Sneakers are the new heels!

¿Por qué existen las Semanas de la Moda? Este negocio abarca mucho más que diseño, tendencias y propuestas innovadoras, factores que en definitiva contribuyen al crecimiento de una marca o diseñador pero que necesitan de una plataforma que exponga su trabajo al mundo entero. Es aquí donde entra una Semana de la Moda. Aunque en realidad debería llamarse el mes de la moda ya que durante cuatro semanas –en febrero y setiembre- los más renombrados diseñadores y marcas se presentan en las ciudades que se han convertido las principales sedes de la moda mundial: Nueva York, Londres, Milán y Paris.

Esta semana me tocó estar en Nueva York, mi segundo hogar en lo que va del año, y ver de cerca cómo arranca el mes de la moda. Si bien este no es mi primer Fashion Week, después de la experiencia en Paris el año pasado era reconfortante regresar por aquí y experimentar todo de una forma distinta. Y es que este año no solo estaba como blogger de www.eldiariodepinkchick.com si no también como Editora de www.wapa.pe y Corresponsal para mi columna de los domingos en La República. Definitivamente una gran tarea ya que tanto la cobertura como el material que registraba debía estar pensado para 3 plataformas. Pobre mi celular, moría cada tres horas, ¡imagínense!

Les cuento cómo empezaba el día, despertaba aproximadamente a las seis o siete de la mañana para revisar los backstages y desfiles a los que había sido invitada. Después de arreglarme y asegurar que mi atuendo sea chic pero cómodo a la vez tomábamos el metro y demorábamos entre 20 a 30 minutos en llegar hasta a nuestro destino. Tomar fotos y cumplir con la agenda del día era una labor de más de 8 horas que continuaba hasta la medianoche o más ya que al volver al departamento Jonathan y yo teníamos que actualizar sus diferentes páginas y redes sociales y ponerse al día con el trabajo pendiente. Nada de glamour por ahí. Mis noches consistían en agarrar mi computadora, responder mails y tratar de actualizar el blog y mis fotos como podía.

Como ya saben, mi compañero para esta aventura fue mi gran amigo Jonathan Lopez-Espinoza de www.off-catwalk.com. Vivir el Fashion Week junto con un fotógrafo de Street Style es algo muy diferente a pasarla sola o con otras bloggers. Ellos también la sufren. Tienen que estar esperando afuera de cada desfile a las estrellas: celebrities e icónos de la moda de la calle. Y es aquí donde pude notar que  si bien todos retratan a las mismas personas, cada uno tiene una prioridad distinta como el ángulo de la imagen: algunos retratan el look completo de pies a cabeza y otros solo toman fotos de medio plano o detalles como carteras, zapatos, contrastes, etc.  Muy interesante en realidad. El mundo de los fotógrafos es tan emocionante y competitivo con el de las fashion bloggers.

Y es que el rubro de fotógrafos de Street Style también ha crecido exponencialmente y al parecer también aparece uno nuevo cada cinco minutos. Al menos esto fue lo que me dijeron mis nuevos amigos  Nabile Quenum y Craig Arend (¡el de AltamiraNYC!) cuando nos conocimos de casualidad en Chelsea Market. Fue uno de esos encuentros que solo ves en películas gringas: la chica está sentada sola comiendo algo y de repente viene un chico queriendo tomar el asiento vacío, luego llega otro y en pocos minutos todos conversan sobre lo que hacen, se dan cuenta que trabajan en lo mismo y terminan hablando del fabuloso mundo de la moda y por qué la blogger/editora peruana estaba rompiendo con el dress code fashion y en lugar de usar tacos, llevaba zapatillas. Y Craig decía que si había visto mi blog, no sé si estaba floreando por tratar de agregarme al Facebook o si era la verdad. En fin, ya tengo un nuevo amigo.

Luego de la moda en la calle está el backstage, claro, un lujo que pude conseguir gracias a mis amigos de M.A.C Cosmetics y es que tener acceso al momento exacto en que las modelos son arregladas y maquilladas a la perfección es algo que hay que valorar. Sin embargo, hay golpes en la vida tan fuertes yo lo se, la verdad no si a Vallejo le dolió mas, pero a mi la despectiva actitud de Kendall Jenner al quererle tomar una foto con mi humilde iPhone 4S (vamos, estoy esperando que el 6 ya salga a la venta), fue suficiente para romper su foto que tenia al frente de mi escritorio y darle “unfollow” en Instagram. Okey, exagero, pero todas las modelos ni bien ven una cámara al frente (no importa qué tipo) dan su mejor pose. ¡Ya pues Kendall! 

Pero ya poniéndonos más serios, la verdad es que todo el esfuerzo, trabajo arduo y el stress con el cual uno tiene que lidiar durante la Semana de la Moda, hay algo que no puedo negar: definitivamente es una experiencia como pocas, la creatividad de los diseñadores, la producción de los shows, lo espectacular de las modelos, las fiestas y el glamour que se ve y se respira es simplemente algo adictivo. Me siento muy agradecida por vivir todo esto pero ya tengo que terminar este relato y continuar con lo que me queda en esta mi segunda casita, no se pierdan este 14 de setiembre la cobertura completa de mi experiencia en el Fashion Week en el suplemento Domingo de La República.

¡Nos vemos más tarde!  

1 comentario:

  1. Qué pasó con Kendall? No entendí mucho - pero si es que te trató mal o te insultó... qué decepción. Le doy unfollow en instagram también. Muchos cariños!

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!

Sole