banner cabecera

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Nos vemos pronto...
14.11.12

Nos vemos pronto...






No sé cómo empezar este post. La verdad es  que se me hace difícil poder traducir en palabras qué ha pasado conmigo durante los últimos días. Siento que he estado en "automático": sonriendo por un lado, preocupada por mis trabajos y el blog pero además, con la ansiedad en la garganta y las manos heladas de pensar qué pasará...
Y es que pocos días después de presentarles a mi querida Cocó -aquella tierna cachorrita que adopté y les presenté en otro post-, se puso muy enferma y a la semana me dieron la noticia de que tenía distemper. No saben cuánto me dolió enterarme. Leí una y otra vez en foros y páginas cómo tratar la enfermedad pero con mucha impotencia veía cómo los síntomas se agravaban y con el dolor de mi corazón tuve que internarla en la veterinaria.  Imagínense pues, recién la tenía conmigo dos semanas y ya tenía que dejarla en otro lado con un montón de extraños que le inyectaban medicinas cada dos horas y la iban a ver más tiempo que yo. Pero me las arreglé y a pesar de todo pude visitarla seguido, estuve con ella dos horas durante el día y la noche hasta que empezó el LIF Week. Temprano por las mañanas, camino al trabajo, llamaba al doctor para ver cómo seguía y  pasaba mis horas de almuerzo en la veterinaria acompañando a mi negrita y diciéndole que todo iba a estar bien, que pronto saldríamos las dos sonriendo y jugando como lo habíamos hecho durante los pocos días que estuvo en casa. 

Lamentablemente, el jueves amaneció peor. Cuando fui a visitarla no podía creer que aquella tierna criatura con quien había estado jugando días antes estaba en ese estado. La frase "doctor, ya no quiero que sufra" salió de mi sin pensar en lo que eso significaba y al darme cuenta lloré de la impotencia, creo que al ver esta reacción el doctor me dijo que esperaría a ver cómo seguía en la noche. Cuando salí del trabajo directamente hacia la clínica  -no me importaba que fuera el último día del LIF Week, había pensando no ir -, tenía que ver a mi Cocó...pero ya no había esperanza, había entrado en la fase final y ya ni siquiera estaba consciente. La cara del doctor lo dijo todo. Debía acabar con su sufrimiento. Más llanto. Llegar con Cocó al doctor de una forma y salir con ella de otra ha sido una situación realmente dolorosa. Con los ojos llenos de lágrimas en el camino de regreso a casa pensaba en que lo único que podría aliviar mi dolor era meterme en cama y no pensar en nada más. Pero mi mamá -mi fan número uno después de todo- me dijo que debía seguir con mi vida y que al fin y al cabo "el show debe continuar"... Conteniendo las lágrimas me arreglé, cubrí mis ojos hinchados y salí para el último desfile del LIF Week, al día siguiente al trabajo y así todos los días. Esa frase  me ha hecho seguir hasta ahora.... pero ya no puedo más, necesito un descanso.  

La culpa me invade... ¿qué pude haber hecho para que esto no pasara? Si tan solo hubiese llevado a Cocó al veterinario unos días antes, si la hubiera encontrado un mes atrás, si no hubiese dejado que la inyectaran y la alejaran de mi para siempre... Mi cabeza da mil vueltas con estas ideas, me siento fatal y no me sentía así desde que perdí a mi Panchito, algo que tampoco les había contado porque me duele mucho de solo recordarlo.

Sé que esto no es lo mismo que perder a un amigo o un familiar, pero las mascotas también son una parte importante de tu vida y tanto Panchito como Cocó lo fueron para mi, ambos saben cuánto los quise y cuánto los extraño. Estuve tan ilusionada con Panchito, lo cuidé cuando estuvo enfermo y en un descuido se me fue, y con Cocó, fue casi lo mismo. No saben cuánto había esperando por tener un perrito y cuando llegó a mi vida me sentí realmente feliz, es difícil llegar a casa y no verla, pasar por donde dormía es un martirio y ni qué decir de las veces en que veo su plato o sus latas de comida...Pero después de todo, sé que ambos están conmigo, no solo porque están enterrados en el jardín de mi casa, sino porque los recuerdo y recordaré siempre. De todas formas, todo esto ha sido muy difícil para mi y por eso es que quiero apartarme un tiempo del blog y las fotos porque no es fácil para mi sonreír y actuar como si nada -ya me costó mucho en el LIF Week y los últimos posts- ahora necesito tiempo para mi y para pensar. Serán solo unos días chic@s, prometo regresar pronto ya más animada y mejor. L@s quiero. Espero me entiendan. Nos vemos pronto. 




19 comentarios:

  1. Oh que triste la historia pero tu mama tiene razón la vida continúa y dios sabe porque hace las cosas así que ha seguir adelante

    ResponderEliminar
  2. Sole me da tristeza, y tienes razón perder a una mascota no es fácil.. te duele! Toma tu tiempo, descansa y regresaras renovada y sonriendo otra vez!! un abrazo a la distancia!
    Johana

    ResponderEliminar
  3. :( creo q todas te entendemos. esa sensacion de perder a un ser q dependia ti siempre trae culpabilidad, sin embargo, recordar que hiciste todo lo posible por ayudarla, y mucho mas de lo que harian otros, te ayudara.
    Animo.
    Besos,

    ResponderEliminar
  4. Hola que tal, es la primera vez que comento aunque ya te leo hace buen tiempo; que penita lo de tu perrita y te entiendo perfectamente, hace un tiempito se fue mi bebe, un pastor alemán bello de 13 años, era como un hijo para mí; cuando se fue llore mucho por él, estuve muy decaída por varios días, fue muy difícil para mí, no quería guardar su plato ni su cama y cada vez que los veía lloraba; no son personas pero las mascotas llegan a ser parte de la familia y el cariño que se les tiene es muy grande, yo lo quería muchísimo y aun lo extraño. Entiendo cómo te sientes en este momento y creo que está bien que te tomes un tiempo para ti, descansa y ya verás que te sentirás mejor luego. Cuídate mucho!!!!

    http://dressedinsugar.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Hola Soledad! lo siento mucho por tu mascota, y estas haciendote las mismas preguntas q nos haciamos nuestra familia cuando nuestro perrito Tequila se murio de la misma enfermedad, pero esa enfermedad no tiene cura, aun asi un dia antes un dia despues de haberlo llevado al veterinario el final es el mismo, y duele mucho ver sufrir a tu perrito. Espero que te resuperes pronto de este dolor, yo se que es muy penoso, es como perder a alguien de la familia.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Qué pena más grande lo que te ha pasado! Las mascotas no serán personas pero a veces son más compañia que la gente misma, entiendo mucho tu dolorporq siempre he tenido perro y hoy mi perra, Inca es como una hijita para mí y se me para el corazón de sólo pensar en la posibilidad de que algo le suceda. Lo único q te digo es q en estas situaciones las culpas no suman, lamentablemente hay situaciones que no sé por qué a veces nos tocan vivir, lo importante es aprender y superarlas para salir más fuertes de la situación. Que el descanso te llene de energías!

    ResponderEliminar
  7. Tómate el tiempo que necesites. Y recuerda que no hay nada al azar. Diosito sabe por qué ocurren las cosas. Recuérdalos con alegría. Y cuando el dolor quiera aparecer, piensa en que tus adorados amigos necesitan que les dediques una sonrisa. En honor a todo el amor que compartieron. Y si aun así duele mucho, recuerda que tienes a tus lectoras, que estaremos rezando para que te sientas mejor.

    ResponderEliminar
  8. Sole, he llorado con todo lo que contaste. Me pongo en tu lugar, yo tengo dos perritos y si uno se me va me muero yo también, son parte de una familia, son personitas que no hablan pero con una movidita de cola o una mirada te dicen todo y si tienes un día malo ellos te curan todo. Se me hace difícil pensar que estas criaturitas indefensas sufran tanto y no podamos hacer nada =( Lo siento mucho de verdad, espero que te recuperes o al menos te sientas mejor pensando que son angelitos que siempre estarán a tu lado. Un beso y un abrazo muy fuerte!

    ResponderEliminar
  9. :( ! espero que te recuperes un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Sole.........reconfortate, está en un mejor lugar....no se que más decirte....lo siento mucho de corazón, yo amo a mis cuatro perritos y me da pena mucha pena lo que te pasó, ojala que esto no te frene de dar hogar a uno sin hogar. Descansa todo lo que puedas, cuídate un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  11. Que pena, ojala pronto te recuperes de estos momentos difíciles. Yo también tengo un perrita y no quiero ni imaginar el día que se vaya. Espero que te recuperes pronto y aquí te esperamos!

    wannabeabee.blogspot.com

    ResponderEliminar
  12. Mucha Fuerza querida Soledad. Arriba siempre esos animos y nunca dejes de brillar que tus perritos siempre te iluminaran. Tomate tu tiempo y regresa pronto con tus nuevos outfits. Todas las buenas vibras del mundo y que DTB.

    Su Kamali.

    ResponderEliminar
  13. Al leer este post se me salieron las lagrimas de los ojos,me acorde de mi perrito que estuvo enfermo de parvovirus la cual es una enfermedad igual de grave que distemper,pensamos que ya se moria pero con un cuidado constante del veterinario se salvo y ahora el esta muy bien es muy jugueton y cariñoso...Lo siento mucho x tu coco cuando vi que la adoptaste y colgaste su foto en facebook me alegre un monton al saber que aun existe gente buena que le da una segunda oportunidad a mascotas que x una u otra razon han sido abandonadas,se lo que se siente perder un amigo peludo(he tenido innumerables mascotas)....Fuerza Sole y vuelve pronto :)...Date una vueltita x Mancora u organos se que te va cambiar el animo

    ResponderEliminar
  14. Animos Sole!!!! Los recuerdos que tienes de tus perritos nunca se iran, tomate el tiempo que necesites :) tus lectoras te esperaremos! Bendiciones!

    ResponderEliminar
  15. Sole, lo lamento mucho. A veces estas cosas pasan cuando uno menos lo espera, y date tu tiempo para recuperarte. Está bien ser fuerte, pero a veces necesitamos un break para dejar salir todo lo que sentimos y Cocó te va a estar muy agradecida siempre por todo lo que hiciste por ella. No muchos le abren las puertas y corazones a mascotas abandonadas y se que hiciste todo lo que pudiste. Te deseo lo mejor siempre! Y un beso enorme

    Andrea

    ResponderEliminar
  16. Sole que triste la historia de Cocó, pero ya está en mejor lugar y descansando feliz. Espero que en este tiempo aclares tus ideas y te sientas mucho mejor, siempre un break time es necesario. Fuerzas y los mejores deseos.
    Besos
    www.rosaycafe.com

    ResponderEliminar
  17. Es muy triste, realmente. Nuestras mascotas, como dices, forman parte de nuestra familia. Espero puedas reponerte pronto, para que puedas darle la oportunidad a otro cachorrito(a) y sean muy felices juntas. Fuerza.

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!

Sole